...

sábado, 8 de mayo de 2010

ISABEL PANTOJA BAÑO DE MULTITUDES EN MALAGA



Isabel Pantoja da la cara

La tonadillera ofrece en Málaga un concierto con sonrisas y lágrimas en pleno temporal por su último revés judicial
La cantante se dio un auténtico baño de multitudes y disfrutó del calor de su públicoTenía motivos para no estar. Hace una semana, una caída en pleno concierto le causaba un esguince. Un mal paso. Hace tres días tuvo otro... pero lo que cayó en esa ocasión fue una bomba informativa: el Fiscal Anticorrupción pedía tres años y medio de cárcel y casi cuatro millones de euros de multa por un presunto blanqueo de dinero durante el tiempo en el que estuvo vinculada al ex alcalde de Marbella, Julián Muñoz. Pero Isabel Pantoja no se esconde y anoche dio la cara. Lo hizo en uno de los pocos sitios en los que se siente cómoda, el escenario, y ante los suyos, unos 1.700 incondicionales que ayer le lanzaban gritos de ánimo en el Auditorio Municipal de Málaga. Hubo baile, mensajes escondidos, sonrisas y también lágrimas.

Ajena al ruido mediático de su polémica judicial (que ayer atrajo hasta Málaga a mucha prensa del corazón, que incluso ofrecía miles de euros por entrar), la tonadillera salió al escenario con media hora de retraso y acompañada de un atronador aplauso del público. «¡Te queremos!», le aclamaban incesantemente. «¡Y yo a vosotros!», contestaba con la mano en el pecho.

Con un vestido azul

Enfundada en un vestido azul eléctrico -luego haría varios cambios de vestuario-, la artista arrancó su viaje en el tiempo con una reivindicación a su nombre: la canción 'Isabel Pantoja'. La artista sevillana siguió desgranando su repertorio de juventud con temas como 'Garlochí' y 'Embrujá por tu querer', hasta que la emoción le pudo con 'Pero vas a extrañarme'. Con lágrimas en los ojos, se apartó del micrófono y se dirigió hacia los músicos. Tomó aire, se enjugó el llanto y regresó con fuerza para entonar todo un himno al desamor: «Si has decidido que te marchas de mi vida (...) yo nada puedo hacer, son cosas del querer (...). Tendré que vivir sin ti y acostumbrarme».

A Isabel Pantoja no le gusta hablar de su vida pero la canta encima de un escenario. Anoche lo volvió a hacer, cambiando el sentido de una de sus más populares canciones. En lugar de «hoy quiero confesar que estoy enamorada», lanzó un mensaje a quienes la critican cantando «hoy quiero confesar que estoy ya muy cansada».

La tonadillera dio muestras de su potente voz y de su saber estar sobre el escenario, pese a la lesión de pie de la que aún convalece. «Siempre dicen que la Pantoja mueve la bata de cola. Hoy no lo puedo hacer», dijo mientras levantaba su falda y mostraba los vendajes al público. Aún así, no paró quieta.

Isabel se blindó ante los medios: estaban totalmente prohibidas las grabaciones de vídeo. Los escasos fotógrafos acreditados sólo pudieron tomar imágenes de su primera canción y únicamente se permitió el acceso a los medios de comunicación escritos.

La cantante estaba pendiente de todo. De cada comentario del auditorio e incluso de cada detalle técnico. «Aquí normalmente hay un foco que me ilumina. Parece que hoy se han olvidado», dijo entre las risas cómplices del público. La tonadillera se dio un auténtico baño de multitudes y olvidó por unas horas sus problemas con la justicia. Sus fans le dieron todo su calor -incluso algunos le subieron flores al escenario- y con ellos compartió y cantó temas emblemáticos como 'Háblame del mar marinero' y 'De nadie'.

1 comentario:

mila dijo...

Malena quiero decirte y que lean los que se meten en este blog tan bonito que lo que tu haces es especial y con corazón, no como otras que copian fotos y videos de tí y de las revistas o ponen fotos de ese canal prohibido la tenía que dar vergüenza, tiene a la gente engañada.

Publicar un comentario